Béjar FM.- Periódico digital independiente con la actualidad de Béjar y Comarca.-

Béjar y el juego de las sillas

ISABEL LÓPEZ, Coordinadora Comarcal de Izquierda Unida en Béjar

Redacción BÉJAR FM _______________________________________________________________________________________________

ISABEL LÓPEZ | Coordinadora Comarcal de Izquierda Unida en Béjar 

  • Hay sillas para todos.

Desde esta tribuna de opinión que se me brinda cada mes, intento reflexionar compartiendo mis pensamientos con quien quiera leerlos.

Intento, no sé si lo consigo, ir a la raíz, analizar los porqués de cada cosa. Puede que acierte en algunas ocasiones y puede que me equivoque en otras. Sobre Béjar y su decadencia han corrido ríos de tinta y correrán. Para cualquiera, también para mí, es muy fácil poner a caldo a un alcalde, a un equipo de gobierno municipal, o incluso a la administración Provincial y Regional por los males que nos acontecen a los bejaranos y bejaranas y a toda la comarca por extensión. Hoy no lo voy a hacer y no porque no lo merezca quien gobierna desde el narcisismo, el autoritarismo y la estulticia, sino porque no son nuestros gobernantes los únicos culpables de lo que nos pasa. También es cierto que no quiero hablar para ellos, quiero hablar para mis iguales porque son quienes pueden cambiar el estado de las cosas. Los Alejos, los Javieres Iglesias, los Herrera, son aleatorios, si no estuvieran ellos y ellas, estarían otros y otras cortados por el mismo patrón y defendiendo los mismos intereses, seguiríamos siendo víctimas de sus políticas y una mayoría de mis iguales, de vuestros iguales estaría igual de encantada que hoy, arropada por los símbolos patrios, la caridad o cualquier otra construcción artificiosa que les haga sentirse bien con su conciencia aceptando, sin darse cuenta muchas veces, políticas y estructuras de gobierno y poder que ocasionan esa decadencia de la que hay más corresponsables de los que parece.

Pasando por el aro.

Todos/as hemos jugado de pequeños al juego de las sillas, es un juego infantil que consiste en ir disminuyendo el número de sillas de manera que siempre falte una, para que en cada vuelta un jugador pierda su asiento. Es un juego de competición, asumimos que no puede haber sillas para todos porque el juego perdería su esencia, el que se queda sin silla es eliminado, por lento, por distraído, porque hubo alguien más rápido, más ambicioso y más competitivo. Al final solo uno gana, solo hay una silla, da igual cuantas estén aparcadas en un rincón ni cuantos queden eliminados. Solo gana uno o una. Cuando crecemos, sin querer, seguimos asumiendo que no puede haber sillas para todos, que a cada vuelta los lentos, los no aptos quedan eliminados, así el sistema nos va imbuyendo de memes, de “normalidades” aceptables por brutales que sean. Sin embargo, cuando en esta comarca faltan 2000 sillas, cuando 4000 jugadores perdieron la suya hace tiempo y tuvieron que emigrar, cuando muchos quedan eliminados y sentados en el suelo, los que ganan también pierden, porque perdieron su humanidad, perdieron su sentido de la ética, en aras de una nueva construcción del capitalismo: ser el mejor, ser el más feliz, ser el no va más. Los que conservan su silla y no ven el sufrimiento alrededor, también pierden, pasaron por el aro, y como no se rebelaron contra las reglas del juego, cualquier día otros más audaces les quitarán la suya. Es entonces cuando desde el poder, político sí, pero también social de determinadas organizaciones conservadoras, se estimula la caridad, pero no se piden condiciones favorables para que se den otras políticas, no se fomenta la solidaridad, no existe el “dolor ajeno” solo la competitividad y la felicidad personal.

Por eso nos gobiernan los Alejo y otros similares, porque cada uno está en lo suyo, su “silla” su status, su YO, su individualidad. Y esto todo está por encima de una visión global, no de los problemas, que esos los conocemos todos, sino de las soluciones colectivas para el bien colectivo. De ahí que IU presentara un proyecto para generar 70 empleos y nadie o casi nadie se ha movilizado por el empleo de otros, de ahí que a apoyar a familias de la comarca frente a un desahucio vamos pocos, de ahí… que la ruina no solo es económica sino ética y de conciencia. De ahí que se delegue el destino de la ciudad, la comarca, la región en personas que no tienen reparos en quitarnos 6000 sillas con sus políticas.

Para quienes no queréis jugar a este juego injusto estamos en: iubejar@hotmail.com

__________________________________________________________________________________ Comentarios: Para hacer comentarios en este digital debes estar registrado. Al registrarte y enviar tu comentario aceptas todas las normas.

Página en Facebook: https://www.facebook.com/bejarfm. En Twitter: @BejarFM