Béjar FM.- Periódico digital independiente con la actualidad de Béjar y Comarca.-

Béjar: ¿Salamanca o Ávila?

1797 detalle bejar

Redacción BÉJAR FM _______________________________________________________________________________________________

CARLOS JAVIER SALGADO FUENTES | Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Máster en Democracia y Buen Gobierno por la Universidad de Salamanca

Es bastante común oír o leer a un sector de bejaranos que podríamos calificar como “avilistas”, afirmar que la pertenencia de Béjar a la provincia de Salamanca y a la Región Leonesa se inicia en 1833, y que hasta entonces el territorio bejarano formaba parte de Ávila desde su reconquista, si bien dicha afirmación es totalmente errónea. La situación anterior a 1833 nos muestra que Béjar lleva formando parte de la provincia de Salamanca y, por ende, del Reino de León, desde el siglo XV.

Reconquista: Pertenencia a Ávila (1157-1209)

Inicialmente, cabe señalar que tras la muerte en 1157 de Alfonso VII, el territorio bejarano, al estar situado al este de la Vía de la Plata, pasó a formar parte de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Ávila, dentro del Reino de Castilla, siendo repoblado Béjar en torno a 1180. Casi a continuación de dicha repoblación nos encontramos precisamente a Béjar y Plasencia luchando contra el concejo de Ávila en la batalla por las torres de Puente del Congosto. Las tensiones se dejaban sentir entre Ávila y las dos principales poblaciones que cerraban por el suroeste su concejo y, fruto de ello, en 1186 nacía el concejo de Plasencia, así como su diócesis en 1189. Del mismo modo, entre 1205 y 1209 es Béjar el que se separó de Ávila, de cuyo obispado se desgajó también, pasando a integrarse en el de Plasencia en 1216.

La Comunidad bejarana en la Baja Edad Media (1209-1425)

Desde la formación de la Comunidad de Villa y Tierra de Béjar a inicios del siglo XIII, ésta queda fuertemente vinculada a Plasencia. Eclesiásticamente, formaba parte de su diócesis, la cual curiosamente pertenecía, y así fue hasta el Concordato de 1851, al Arzobispado de Santiago de Compostela, cuyo titular era canciller mayor de León y notario mayor del reino de León. En este sentido, hay que señalar que la mayor parte de las diócesis castellanas formaban parte del arzobispado de Toledo, frente a las leonesas que se integraban en el de Santiago con la excepción de los obispados exentos de Oviedo y León.

Dejando a un lado la adscripción eclesiástica, la documentación bajomedieval nos lleva a percibir un progresivo acercamiento de Béjar y Plasencia hacia los territorios originalmente leoneses. Así, en las Cortes de 1293, Plasencia recibió el Ordenamiento de las Cortes del Reino de León, y no el de Castilla, hecho que presumiblemente se repitió con Béjar, aunque no se ha conservado la documentación de estas cortes en el caso bejarano. Por otro lado, en 1273 se convocaron Cortes privativas para las Extremaduras y el Reino de León, en las que Béjar debió estar representado, ya que poseía voto en Cortes y Plasencia lo estuvo, aunque chocamos de nuevo con que no se conserva documentación en el caso bejarano. La convocatoria de Cortes conjuntas para leoneses y extremeños se repitió en 1301, 1302 y 1318 (en este último caso también con los representantes de las ciudades y villas del reino de Toledo).

Por otra parte, en 1322 el concejo de Béjar formó una Hermandad junto a los de Plasencia, Coria, Galisteo, Granadilla, Miranda, Montemayor y Salvatierra, hecho en el que podemos ver de nuevo ese acercamiento de Béjar y Plasencia hacia territorios originalmente leoneses.

Paso a la provincia de Salamanca y al Reino de León (1425-1833)

El hecho que resulta decisivo para el paso de Béjar a Salamanca y el Reino de León es la permuta de Béjar por Frías el 8 de junio de 1396. Inicialmente, este hecho no supone más que el paso de manos de la Corona a manos de los Zúñiga o Estúñiga del territorio de la Comunidad de Villa y Tierra de Béjar. Sin embargo, al reducirse a inicios del siglo XV el número de localidades con voto en Cortes, al dejar de ser señorío de realengo Béjar pierde su voto, a la par que la postura de los Zúñiga facilita su integración en Salamanca, pasando a estar representada por dicha ciudad ya en las Cortes de 1425, haciéndose más notoria esta pertenencia tras las reformas fiscales de 1502.

De este modo, en los primeros censos de la Corona, en 1534 y 1591, Béjar aparece ya adscrito a una provincia leonesa: Salamanca. Es por ello que en el Censo de Población de las Provincias y Partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI, Tomás López describe dentro de la provincia de Salamanca a la Villa y Tierra de Béjar.

censo XVI bejar

Imagen del referido libro que recoge el Censo de la Corona en el siglo XVI

Esta situación se prolonga en el tiempo y, al separarse Extremadura de Salamanca en 1653, Béjar no se integra en el territorio extremeño. Esta situación chocaba con el resto de la diócesis de Plasencia, que sí se separó de Salamanca, siendo la ciudad placentina una de las que promovieron la segregación. No obstante, la pertenencia de Béjar a su obispado hace que frecuentemente veamos en los mapas de los siglos XVII y XVIII el territorio bejarano integrado en Extremadura, aunque la documentación no cartográfica desmiente este hecho, corroborando la pertenencia de Béjar a Salamanca y al reino de León en esta época.

De esta manera, en 1785 se realiza una nueva división territorial en España, la de Floridablanca, y en ella Béjar continúa formando parte del territorio salmantino, siendo uno de los partidos que formaban parte de la provincia de Salamanca, continuando ésta integrada en el Reino de León. En esta división se remarca, además, la pertenencia de la villa textil al Duque de Béjar.

floridablanca 1785Imagen del libro de 1785 que recoge la división de Floridablanca

anterior division provincial detalle bejar stockley

Mapa que muestra la situación de Béjar en la división territorial de Floridablanca

Más tarde, el Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, realizado en 1826 por Sebastián de Miñano, en la descripción de Béjar hacía referencia explícita a su pertenencia a la provincia de Salamanca, así como, en la descripción de Salamanca, la de que ésta se integraba en el Reino de León.

miñano bejar-salamanca

Imágenes de las descripciones de Béjar y Salamanca en el Diccionario de Miñano

Anteriormente al Diccionario de Miñano, el Mapa Geográfico de la Provincia de Salamanca, realizado por Tomás López en 1783 y, por tanto, previo también a la división territorial de Floridablanca, nos mostraba el territorio de la Comunidad de Villa y Tierra de Béjar, dividido en “quartos”, formando parte de la provincia de Salamanca.

1783 detalle bejar

Imagen del referido mapa de 1783

Ello no excluía que, eclesiásticamente, Béjar siguiese formando parte de la Diócesis de Plasencia, hecho también recogido por la cartografía de la época. Así, en 1797, el propio Tomás López recogía la Vicaría de Béjar como una de las que conformaban la diócesis placentina, dentro del Mapa Geográfico del Obispado de Plasencia.

1797 detalle bejar

Imagen del mencionado mapa de 1797

LA DIVISIÓN DE 1833

Finalmente, hay que señalar la división de 1833. En ella, Béjar quedaba encuadrado dentro de la provincia de Salamanca y de la Región Leonesa, si bien esta división territorial poseía un rasgo diferenciador muy importante respecto a las anteriores. En este caso, la reforma provincial rompía el territorio de la Comunidad de Villa y Tierra de Béjar que, desde el siglo XV, se encontraba integrado en su totalidad en la provincia de Salamanca y el Reino de León. La división de 1833 rompía este hecho y dividía en tres el antiguo Alfoz bejarano, cuya mayor parte continuaba formando parte de Salamanca pero, sin embargo, veía integrado parte de su territorio en las provincias de Ávila y Cáceres, en Castilla la Vieja y Extremadura respectivamente.

Desconozco si fue esta cuestión, la ruptura en tres de la comunidad bejarana, la que llevó al ayuntamiento de Béjar a solicitar en 1850 la inclusión en la provincia de Ávila, hecho que señalan los avilistas como única causa de dicha solicitud. Personalmente, me inclino más por cuestiones de índole económica y de capacidad de influencia. En el censo de 1857 Béjar poseía 11.329 habitantes, suponiendo casi el doble de habitantes que Ávila, que poseía 6.606. Sin embargo, la población bejarana era bastante menor que la de la ciudad de Salamanca, que alcanzaba los 15.213 habitantes.

De esta manera, la petición de 1850 de separación de Salamanca e inclusión en Ávila, debe interpretarse, a mí parecer, desde una lectura por parte de la burguesía bejarana de un juego de influencias que le fuese más beneficioso para sus intereses, más que como la consecuencia de la adscripción a Salamanca y a la Región Leonesa de la división de 1833, pues este hecho venía dándose desde el siglo XV. No hay que olvidar que, de integrarse en Ávila en dichos años, Béjar hubiese sido la mayor población de dicha provincia, por encima de la capital, teniendo mucha más influencia que en la de Salamanca, en que la capital poseía bastante más población que Béjar, y existía otra importante localidad como Ciudad Rodrigo, que con 6.429 poseía el tamaño de Ávila.

Así, la petición de 1850 del consistorio bejarano, de haber sido una cuestión meramente historicista, hubiese llevado seguramente a que Béjar se hubiese desgajado de Salamanca. En este sentido, hay que recordar que Villalpando fue encuadrado en 1833 en la provincia de Valladolid y posteriormente, en 1858, pasó a la de Zamora arguyendo que era parte histórica del Reino de León, hecho que fue aceptado modificándose en este punto las fronteras provinciales.

Para concluir, una vez revisados algunos documentos, hemos podido comprobar como la pertenencia de Béjar a Salamanca se remonta mucho más atrás en el tiempo que la división de Javier de Burgos de 1833, habiendo dejado de pertenecer a Ávila a inicios del siglo XIII e integrándose en la de Salamanca en el siglo XV. Algunos bejaranos proclaman actualmente respecto a Salamanca un hecho diferencial como es la pertenencia medieval de Béjar a Ávila y Castilla, considerando que Salamanca y León han de empezar al oeste de la Vía de la Plata. Sin embargo, los hechos son tozudos y señalan que Béjar dejó de pertenecer a Ávila hace 800 años, y que desde hace casi 600 ha venido formando parte de Salamanca y del Reino o Región de León.

anterior division provincial detalle bejar

Mapa que muestra la situación de Béjar en la división territorial anterior a la de 1833

division 1833 bejar

Mapa que muestra la situación de Béjar tras la división territorial de 1833.

GALERÍA DE IMÁGENES:

__________________________________________________________________________________ Comentarios: Para hacer comentarios en este digital debes estar registrado. Al registrarte y enviar tu comentario aceptas todas las normas.
Página en Facebook: https://www.facebook.com/bejarfm. En Twitter: @BejarFM