Béjar FM.- Periódico digital independiente con la actualidad de Béjar y Comarca.-

Jardines suspendidos, suspenso en jardines

JOSÉ MUÑOZ DOMÍNGUEZ

Redacción BÉJAR FM _______________________________________________________________________________________________

  • “Ha transcurrido el doble de años establecidos por el Plan Director de El Bosque de Béjar y su Entorno (2001) para la adecuada recuperación prevista para el ya lejano 2009, y son más las actuaciones pendientes de realizar que las ejecutadas”

JOSÉ MUÑOZ DOMÍNGUEZ

En estos días de junio, el nombre de José Carlos Sanz Belloso, arquitecto, está de actualidad en nuestra ciudad por dos actividades relacionadas con jardines. Una de ellas es la exposición «Jardines suspendidos» que se muestra en la Cámara Oscura del Palacio Ducal y pertenece enteramente a la libre creación plástica de su autor, abierta al público y, naturalmente, a toda opinión crítica. La otra es un proyecto de su mano, supuestamente de jardinería, que se ejecuta desde hace meses en el espacio norte del palacete de El Bosque de Béjar tras una tupida malla de obra, a pesar de que la promoción es tan pública como el gasto: todo un ejemplo de «transparencia».

No vamos a tratar aquí de los “Jardines suspendidos” creados por Sanz Belloso desde la ensoñación o la imaginación, sino de sus malas prácticas contra un jardín histórico verdadero (El Bosque de Béjar), que desde hace 15 años viene padeciendo obras proyectadas y dirigidas por este arquitecto y ejecutadas por su equipo.

En primer lugar, se presenta a sí mismo como licenciado en arquitectura (sic), especialidad urbanismo, con «cierta especialización» en restauración arquitectónica e ingeniería hidráulica histórica (sólo realizó el primer curso de doctorado en restauración arquitectónica en 1989-1990). Sin embargo, en medios de prensa se le presenta como paisajista, a pesar de que nadie de la profesión lo conoce ni ha coincidido con él en el único centro que formaba a profesionales de este campo en España, la Escuela de Jardinería y Paisajismo«Castillo de Batres», autorizada para expedir el correspondiente título de arquitecto paisajista.

No se es paisajista sólo por decirlo o –tremendo equívoco– por pintar paisajes, tampoco por haber realizado o participado en unos pocos proyectos de jardinería (en concreto seis, pero sólo uno de ellos en un BIC-Jardín Histórico, el de Béjar), sino por haber estudiado esta especialidad, obtener la titulación y ejercerla honestamente.

En segundo lugar, los resultados de sus intervenciones en El Bosque son la mejor evidencia de incapacidad para restaurar un Jardín Histórico, a excepción de la recuperación del sistema hidráulico en 2003 (incompleta, pero acertada). Otras obras han dejado más errores que aciertos, reiteradamente denunciados por el Grupo Cultural San Gil y la Plataforma para la Defensa de El Bosque de Béjar (PDBB) desde hace años. La lista de agravios contra este BIC único en España, en lo que se refiere a la responsabilidad de Sanz Belloso, es como sigue:

-Diseño banal y mezquino de setos en el entorno del estanque, muy lejos del atractivo geométrico de un jardín renacentista y del patrón compositivo de El Bosque.

-Empleo de materiales ajenos a la época del jardín en el entorno del estanque (bordillos de acero corten, canales de granito no documentados, grava de grueso calibre o balasto, losas y tapas de granito, aglomerado y hormigón que fragmentan la unidad formal del pavimento).

-Artefactos innecesarios y ajenos al ambiente de un jardín renacentista (focos de diverso diseño para iluminación artificial, placas conmemorativas de obras ya ejecutadas y otras formas de chatarra).

-Graves problemas de estanqueidad en el dique y en el cubo del desaguadero, a pesar de las tres costosas intervenciones realizadas en 2003, 2009-2010 y 2014 (llama la atención que las fugas de agua sean más evidentes ahora que antes de 2003).

-Falta de caudal y de funcionalidad en la Fuente de la Sábana, a pesar de las dos intervenciones de restauración realizadas en 2008-2009 y 2014. Se trata de una obra mal planteada por renunciar a la rehabilitación del depósito original de la fuente (documentado como «estanquillo nuevo» en el siglo XVIII) y por la instalación de un dispositivo en circuito cerrado que ha fallado desde el principio.

-Deficiencias en el funcionamiento de varias fuentes restauradas por el diseño inadecuado de los nuevos caños, algunos ya deteriorados, y por el mal funcionamiento de la fontanería.

-Eliminación de piezas originales de cantería o carpintería metálica, y en concreto las del desaguadero del ángulo noroeste del estanque, con su aliviadero con filtro y canal (desplazado a distinto lugar y transformado en fuente de agua potable con grifo moderno) y el templete de celosía de hierro situado en la Huerta de los Bojes, en paradero desconocido desde 2010.

-Instalación de una rampa de tierra a costa de la reconstrucción de la escalera noreste del estanque. La renuncia a reconstruir esta escalera, perfectamente documentada hasta 1967, provoca una doble asimetría en el paseadero norte y en el arriate oriental del estanque, impropia de un jardín renacentista. En enero de 2008 se ofreció al arquitecto director de la obra una solución para mantener el correcto orden y simetría de la composición sin renunciar a la accesibilidad, pero fue rechazada sin justificación alguna.

-Eliminación de ejemplares valiosos de plantas y arbolado maduro, como el seto de bojes de porte arbóreo, probablemente centenarios, situado en la Huerta de los Bojes, y de otros árboles en el espacio norte del Palacete.

-Ejecución de proyectos de ajardinamiento inadecuados para un BIC-Jardín Histórico del Renacimiento, como el que actualmente se ejecuta en el espacio norte del Palacete.

-Partes no restauradas del sistema hidráulico por falta de investigación arqueológica previa (como se ha constatado en la reciente intervención sobre el espacio norte del Palacete, en febrero de 2018).

Con este lastre de intervenciones fallidas e inadecuadas nadie dudaría en ponerle un severo suspenso en jardines a nuestro arquitecto y, consecuentemente, en prescindir de sus servicios para contratar a otro profesional más competente, pero ni el Director General de Patrimonio ni el alcalde de Béjar parecen dispuestos a ello, postergando la adecuada recuperación de El Bosque, prevista para el ya lejano 2009. Recordemos que ha transcurrido el doble de años establecidos por el Plan Director de El Bosque de Béjar y su Entorno (2001) para esa completa restauración y son más las actuaciones pendientes de realizar que las ejecutadas, sin contar las que sea necesario desmantelar y rehacer, por lesivas o inadecuadas, con el consiguiente tiempo perdido y gasto inútil del dinero del contribuyente.

Deseamos una fructífera carrera artística a Sanz Belloso en sus ensoñaciones jardineras, y también en el ejercicio de su profesión, pero lo más lejos posible de El Bosque de Béjar.

__________________________________________________________________________________ Comentarios: Para hacer comentarios en este digital debes estar registrado. Al registrarte y enviar tu comentario aceptas todas las normas.
Página en Facebook: https://www.facebook.com/bejarfm. En Twitter: @BejarFM